La humanidad no puede estar del todo perdida, cuando aún existen personas que se preocupan por el bienestar de otras especies.

En la población de Jadacaquiva, municipio Falcón, el lamento desesperado de un perrito alertó a los niños vecinos de que el animal estaba en problemas.

Se había atascado en el interior de la tubería de un drenaje, de unos 30 metros de largo, y parecía imposible poder sacarlo de ahí.

La situación activó el buen corazón de varios residentes del lugar, quienes asistidos con un tubo más delgado, fueron empujando al cachorro hasta lograr liberarlo, una tarea que les llevó más de cuatro horas.

El pequeño canino está sano y salvo, gracias a la acción heroica de quienes demostraron que es bueno sentir empatía por otros seres cuando necesitan de esos valores que hacen a la gente más humana.

Notifalcón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.